[…] a las pocas de semanas de unirse en matrimonio rodeados de sus amigos y familiares -los de él, por parte de ella no parece que asistiera nadie-, la muñeca se rompió […]

[…] Pero esto provocó que Tolochko, tras llevarla a arreglar, pensara en una solución para su relación: «No quiero que Margo se rompa de nuevo, y eso significa que tengo que reducir su uso. He decidido que podría tener varias esposas, algo que existe en algunas culturas orientales».

«Me he informado sobre otro tipo de muñeca sexual. Incluso decidí volar hasta ella para conocerla, ya que vive en Moscú, pero no me dejaron salir del aeropuerto por las restricciones», declaró. Aun así, también tiene otra opción, y es experimentar con un «gran pollo» muerto. […]

¿Desea saber más?

Comentar en
1 2 3