[…] Cuando los agentes le pidieron que se identificase, el conductor proporcionó datos falsos y el DNI de su hermano (segunda denuncia, penada con entre 601 y 30.000 euros). Al ver su estado de excitación, se le realizó la prueba y dio positivo en THC, cocaína y opiáceos (otra denuncia y multa de mil euros).

El coche no había pasado la ITV desde el año 2012 (nueva sanción de 200 euros) y los dos neumáticos delanteros estaban totalmente gastados (otras dos multas de 200 euros cada una). Además, la rueda de repuesto era tipo galleta, comprometiendo la seguridad vial (nueva denuncia de 500 euros).

A mayores, ni el conductor ni su acompañante (que no era conviviente) usaban la preceptiva mascarilla, por lo que se impuso dos multas más, de entre 100 y 300 euros a cada uno.

En el coche se encontraron 0,6 gramos de marihuana (multa de 600 euros y acta de aprehensión), y una defensa artesanal y un cuchillo sin justificación alguna (dos denuncias, sendas aprehensiones y hasta 300 euros por cada una).

En total, más de 4.000 euros en multas y las sanciones administrativas que puedan producirse. […]

¿Desea saber más?

Comentar en

[…] La Guardia Civil le instó entonces a exhibir una identificación fehaciente, negándose el conductor a ello, al tiempo que profería insultos a los guardias civiles.

«En ese momento, de forma repentina, realizó una maniobra para esquivar el vehículo oficial, dándose a la fuga a gran velocidad«, expone la Guardia Civil en una nota informativa en la que añade que la patrulla inició el seguimiento del vehículo, al tiempo que solicitó apoyo de otras patrullas en servicio para interceptarlo, observando como el turismo abandona la autovía en la salida de Montellos a gran velocidad, invadiendo el sentido contrario al flujo normal de circulación, obligando a varios usuarios a realizar maniobras bruscas para evitar colisionar con él.

La Guardia Civil, con la colaboración de patrullas de seguridad ciudadana de los destacamentos de Betanzos y Curtis, continuó con el seguimiento del vehículo, hasta que este estacionó delante de una vivienda en una aldea de Oza-Cesuras donde el conductor entró, negándose a salir a requerimiento de los agentes, alegando ser miembro del cuerpo diplomático de la mencionada República Errante Menda Lerenda.

Tras ser convencido por uno de los guardias civiles actuantes, el conductor salió de la vivienda. Los agentes constataron que a dicha persona le constaban dos requisitorias judiciales de detención y personación, que carecía de permiso de conducción por pérdida de vigencia y que las placas de matrícula no correspondían con el vehículo que las portaba.

[La noticia]

Comentar en