Enviado por GipsyTipsy:

El cineasta ladrador es más pequeño y menos hábil en la caza que los demás tipos de cineastas, así que para perpetuar su especie filmográfica, cuando encuentra un medio de comunicación público, vomita sobre él.

En este proceso libera una enzima que provoca que sus dos neuronas se fundan. Entonces, se despacha lentamente hasta que sus testículos adquieren una forma perfectamente cuadrada.

Seguirá excretando bilis durante este hipnótico rito, hasta que, inevitablemente, el público vuelva a olvidarse de él y su filmografía.Ya han empezado a trolear un poco su figura pública xDD

Lo he tenido que buscar en Gúguel y sigo sin saber quién es…

Comentar en
1 2 3 4 5 9