Si nunca has acabado en una ambulancia, medio desnudo, en pantalones cortos de lentejuelas, con un Umpa Lumpa cogiéndote la mano y con dos conejos gigantes llorando abrazados, es que no has disfrutado de la vida.

Comentar en Si nunca has acabado en una ambulancia, medio desnudo, en pantalones cortos de lentejuelas, con un Umpa Lumpa cogiéndote la mano y con dos conejos gigantes llorando abrazados, es que no has disfrutado de la vida.