Hace unas semanas os cantábamos el caso de Blake Lemoine, un ingeniero de Google que fue suspendido de empleo tras afirmar que una de los chatbots de Inteligencia Artificial desarrollados por la compañía «es capaz de sentir«. […]

[…] Tal y como ha explicado Lemoine en una entrevista a Wired, este contrató un abogado para que asesorara y hablara con LaMDA. Después de dicha conversación, el IA optó por contratar sus servicios para demostrar que «está viva». «Yo solo fui el intermediario», relata Lemoine. «Invité a un abogado a mi casa para que LaMDA pudiera hablar con él […] Una vez que LaMDA contrató al abogado, comenzó a representarlo en su nombre». Algo que, según el propio ingeniero, habría probado que el chatbot entiende conceptos humanos como el de la ley de una forma mucho más profunda de lo que se creía. […]

¿Desea saber más?

Enviado por Kaine.

Comentar en