Enviado por Spro:

Un artículo muy interesante que seguro gusta a muchos de los asiduos a la web. Saludos.

[…] Según esta reveladora lista, existirían los siguientes tipos de cacas con sus correspondientes características que ponen de manifiesto unas necesidades o debilidad concretas de nuestro organismo. El doctor Alberdi nos los enumera:

Tipo 1. «Las heces son trozos duros, pequeños y separados, que nos cuesta expulsar. Este tipo de heces pueden indicar que existe un estreñimiento importante y que la persona en cuestión puede mejorar tanto su dieta como su hidratación. La recomendación para subsanar esta situación es beber más agua e incorporar a nuestra dieta frutas y verduras. Normalmente, es una situación que se soluciona en poco tiempo. Eso sí, si persiste, lo ideal es consultar con un especialista para analizar en detalle el caso de cada paciente».

Tipo 2. «Las heces tienen forma alargada e irregular, con protuberancias. Si esta situación persiste, normalmente nos indica que la persona está sufriendo un estreñimiento ligero. No es una situación ideal, pero no reviste gravedad, salvo que se extienda en el tiempo».

Tipo 3. «Las heces tienen una apariencia de salchicha con grietas en la superficie. Sobre el papel, este tipo de heces nos dicen que la persona no tiene patología digestiva, pero que puede mejorar su estado de salud, su condición física y, por supuesto, su dieta».

Tipo 4. «Son alargadas, de textura blanda y lisa. Son fáciles de expulsar. En este caso estamos ante un paciente con un perfecto estado de salud digestivo. Esto nos dice que la persona sigue una dieta muy equilibrada y que come bien».

Tipo 5. «Este tipo es parecido al anterior, pero en lugar de una forma alargada, se defecan heces redondas y pequeñas. También son fáciles de expulsar, pero suelen aparecer tras comidas copiosas. Es importante señalar que, en este caso, las deposiciones pueden producirse varias veces al día, pero que, a partir de la quinta, podrían indicar la presencia de una diarrea».

Tipo 6. «Si al defecar nuestras heces son trozos pequeños y de apariencia acuosa, con los bordes desiguales, estamos ante una diarrea. Es importante consultar con un especialista, porque puede conllevar una deshidratación».

Tipo 7. «Las heces son acuosas y sin pedazos sólidos. En este caso, estamos ante una persona con diarrea aguda. Las personas en esta situación suelen referir los dolores agudos de estómago, hinchazón, náuseas y, en ocasiones, fiebre. La diarrea también está apareciendo en pacientes con COVID, junto a otros síntomas pero, por sí sola no indica, la presencia del virus».

COLOR

Hasta aquí, el análisis de la forma. Pero, nos seguimos asomando a la taza del wc, para comprobar qué nos dice su color.

MARRÓN. «El aspecto normal de una hez en persona sana es el color marrón, con las diferentes tonalidades de ese color. Esto significa que la dieta de ese individuo es equilibrada y adecuada».

VERDE. «Pueden poner de manifiesto dos cosas: los alimentos pasan rápidamente por el intestino grueso sin que la bilis se descomponga por completo o la persona en cuestión tiene un elevadísimo consumo de verduras con hojas verdes. En el primer caso, hay que consultar con un especialista».

ROJO. «El color rojo brillante podría interpretarse como que hay sangrado intestinal o presencia en sangre procedente de una herida o de hemorroides. También, es un indicador habitual de cáncer de colon. En este caso, recomiendo consultar con un especialista en el menor tiempo posible. Pueden darse casos de coloración en las heces relacionada con el consumo de alimentos, fármacos o colorantes alimentarios, pero ante la duda, siempre es mejor ver a un especialista».

AMARILLENTO. «La presencia de tonalidades amarillas en las heces tiene múltiples causas. Una de ellas es la giardiasis, que es una infección provocada por un parásito presente de forma natural en nuestros intestinos. Cuando aumenta su concentración, puede aparecer la diarrea, con heces de color amarillo».

«Pero, si además de esta tonalidad amarilla, tienen una apariencia grasienta y un olor especialmente desagradable, podríamos estar ante una persona con problemas de mala absorción o enfermedad celiaca«.

TONALIDAD MUY CLARA. «Cuando las heces de una persona tienen una tonalidad muy clara, normalmente podría indicar problemas de salud importantes, como un trastorno del páncreas, hepatitis, cirrosis u otras enfermedades. La recomendación es acudir al especialista cuanto antes».

NEGRO. «Las heces de color negro o alquitranosas (normalmente además presentan un olor fétido) nos indican que hay un problema en el tracto digestivo superior. Puede apuntar a un sangrado en el estómago, en el intestino delgado o en el colon. También hay que consultar con un especialista cuanto antes».

OLOR

Y, aunque aquí ya nos metemos más si cabe, en un terreno lindante con la náusea, el olor también puede darnos muchas pistas sobre nuestro estado de salud. «Las heces siempre huelen mal, pero, en ocasiones, el olor puede ser realmente hediondo y puede indicarnos que hay algún problema de salud concreto, como celiaquía, trastorno de mala absorción, pancreatitis o enfermedad de Crohn. Si este olor inusualmente fuerte y pútrido es continuo, no puntual, hay que consultar con un especialista cuanto antes», advierte José María Alberdi.

Este ‘olor hediondo’, prosigue, normalmente «se asocia con heces de tonalidades claras o líquidas. Y muchas personas también presentan fiebre, dolor abdominal, pérdida involuntaria de peso o, en ocasiones, escalofríos». […]

¿Desea saber más?

Comentar en