[…] Al tenor de leyes locales, los prisioneros que allí se identifican como mujeres pueden ser admitidos en una cárcel femenina. Teóricamente, quienes se definen como transexuales deben presentar un argumento sólido para justificar su solicitud de reclusión en una cárcel de mujeres, pero de hecho los requerimientos son mínimos, explicó Scott Fleming, exguardia de la prisión. «El único requisito es que declaren que se identifican como mujeres», indicó Fleming. […]

[…] Al cumplir su condena y salir de la cárcel, Bingham se cortó el pelo y empezó a hacerse llamar de nuevo como hombre. […]

[…] «Esto es solo el principio, ya que está previsto que lleguen unos 150 presos más procedentes de cárceles de hombres de todo el estado», agregó.

¿Desea saber más?

Comentar en