[…] Según informa RFA, vía Variety, este hombre introdujo copias de El Juego del Calamar en unidades USB, compradas en China y vendidas en Corea del Norte. La sentencia es la muerte.

Siete menores de edad también han sido condenados. Uno de ellos, que compró la serie, ha sido condenado a cadena perpetua, mientras que otros seis que la vieron han sido condenados a cinco años de trabajos forzados.

El director de su colegio, su profesor y otro administrativo de la escuela también han sido condenados por «negligencia frente a la educación de los estudiantes», y serán enviados a minas de carbón o exiliados a las zonas rurales del país.  […]

¿Desea saber más?

Enviado por SuperDetective.

Comentar en