[…] Lo que Koźlik quiere es crear un robot cuyo cuerpo sea lo más parecido posible a un cuerpo humano. Para ello ha desarrollado un complejo sistema que parte de los músculos McKibben. Los McKibben son actuadores neumáticos que usan aire para funcionar. Son baratos y fáciles de fabricar, y tienen características muy similares a las de los músculos biológicos. Koźlik ha ido un paso más allá y ha modificado estos músculos para que funcionen con fluido y electricidad. También ha programado personalmente todo el complejo código necesario para controlar el movimiento de estos músculos artificiales.

La combinación es chocante, en el sentido de que se parece increíblemente a un brazo humano real. El robot hasta tiene “venas” y “sangre caliente”, ya que los músculos precisan de conductos que les suministren fluido lo bastante líquido. Los dedos de este brazo artificial se mueven con notable precisión, y eso que su creador aún está trabajando en el juego lateral de movimientos de cada dedo y en un sistema de sensores que permitan al brazo sentir el peso que sujeta para operar de forma más autónoma. Unido a un torso artificial en el que también está trabajando, el brazo es capaz de levantar tímidamente una pesa de siete kilos. […]

¿Desea saber más?

Enviado por TuKaraSiKeEsFeik:

Se propone hacer un robot humanoide realista, y empieza por el brazo. ¿Casualidad? No lo creo.
Comentar en