[…] El estudio citado estudia particularmente este impacto a través de problemas de salud sexual y mental. Utilizando datos de salarios y medicamentos recetados de Dinamarca, los que ganan menos parecen más propensos a usar medicamentos para la disfunción eréctil que sus contrapartes masculinas que son el sostén de la familia.

El estudio, curiosamente, no halló efectos para las parejas no casadas o para los hombres que ganaban menos que su prometida antes del matrimonio. Los resultados sugieren así que las normas sociales juegan un papel importante a la hora de dictar cómo responden los individuos a las comparaciones sociales ascendentes. […]

¿Desea saber más?

Enviado por SuperDetective.

Comentar en