[…] El caso es que la escena escandalizó a algunos de los asistentes, que taparon los ojos de sus hijos y se alejaron de la cristalera con prisas, mientras que otros encontraron la escena divertida y se quedaron haciendo de voyeristas. […]

¿Desea saber más?

Enviado por Juan F Sanchez.

Comentar en