[…] Tras un duro día de trabajo, la mujer aparcó su coche en una zona de pagó (le costó 4 libras) y caminó hasta llegar a la pizzería en la que quería darse un capricho. Pero el portero, antes de dejarla entrar, le preguntó si iba a unirse a algún grupo en el interior. Al decirle que no, que iba sola, le comentó que tenían una política de ‘no solteros’. […]

[…] Tras esto, comenta que se marchó del lugar humillada y hambrienta. Aunque ha querido contar su historia, prefiere seguir en el anonimato. […]

¿Desea saber más?

Enviado por SuperDetective.

Comentar en
Page 1 of 4
1 2 3 4