Un día cualquiera…

- Hostia tío, ¡cuánto tiempo!

+ Joder, desde el colegio que no te veo.

- ¿Cómo te va todo?

+ Bien, bien, ahí ando, y tal, ¿y a ti?

- Bien, me casé y tuve dos hijos…

+ No jodas, pues sí que te has dado prisa.

- Ya ves.

+ Oye hoy no porque no puedo, pero tenemos que quedar un día de estos.

- Y tanto…

+ Pues llámame esta semana que estoy de mañana y quedamos.

- Vale tío, perfecto.

.

.

.

.

Y esto es así.

PARRIBA!